Nuestros usuarios

Una usuaria con su perro guía esperando el metro en el andénquién puede ser usuario de perro guía

No todas las personas ciegas o con alguna deficiencia visual grave pueden convertirse en usuarias de perro guía y utilizar este auxiliar de movilidad. En primer término, es imprescindible que quien lo solicita tenga la capacidad de moverse de forma autónoma con bastón y un buen nivel de orientación. Entregar un perro guía a una persona que no se desplaza por sí misma (porque no pueda caminar, no salga de casa o porque lo haga siempre del brazo de otra persona) sería regalarle un carísimo animal de compañía, ya que nunca va a utilizarlo para su función de guía. Además, es preciso que posea una aptitud psico-física suficiente para manejar un perro y para atenderlo y responsabilizarse de su cuidado. Por último, necesita contar con una situación económica que le permita hacerse cargo de los gastos derivados de la tenencia del perro, como su alimentación y cuidados veterinarios.

 CÓMO SER USUARIO

Cuando un afiliado a la ONCE quiere tener un perro guía debe solicitarlo a dicha Organización. A continuación el solicitante será reconocido por cuatro profesionales de la ONCE (médico, psicólogo, trabajador social y técnico de rehabilitación), que emitirán informes para valorar su aptitud  para utilizar y atender un perro guía, cada uno desde una perspectiva diferente. Con esos informes, la solicitud es valorada por una Comisión formada por responsables de la ONCE y de la FOPG, que decide si el solicitante es apto para acceder al servicio de perro guía. Si lo es, entra en la lista de espera para la realización del curso de usuario y la entrega del perro.

QUÉ SUPONE

un vendedor de la ONCE con su perro guía atiende a una compradora

 Ser usuario de perro guía supone para la persona ciega ganar en velocidad y seguridad en sus desplazamientos. La mejora de movilidad respecto a moverse utilizando el bastón es sustancial y esa es la principal ventaja de convertirse en usuario. Ahora bien, para llegar a conseguir ese objetivo, es necesario ser consciente de que:

1º. El perro guía es un perro y, por tanto, requiere alimentación, cuidados veterinarios, cepillado, salidas para evacuar...

2º. El perro guía no es un taxi  ni un GPS. El usuario debe marcar el recorrido a realizar y el perro salvará los  obstáculos y señalará bordillos y escaleras, pero no evita que el usuario deba orientarse y conocer la ruta a través de las técnicas aprendidas para la movilidad con bastón.

3º. Es necesario aprender a utilizarlo, incluso aunque ya se haya tenido otro perro guía, porque cada pero es nuevo y distinto El curso de usuario es fundamentarl y aplicar las técnicas de manejo y obediencia aprendidas en él es la mejor garantía para el éxito del emparejamiento y un equipo duradero.

4º. El perro guía no es infalible, ni se le deben traspasar funciones y tareas que son responsabilidad del usuario. Es un medio de movilidad de la máxima confianza, pero exige que el usuario realice su papel en la unidad para que el perro funcione correctamente.

A QUÉ da derecho

 Ser usuario de perro guía implica disfrutar de un derecho de acceso al entorno acompañado del mismo, que está establecido legalmente en atención a que la persona usuaria necesita del apoyo constante del perro para moverse de forma autónoma. Este derecho conlleva la facultad de entrar, permanecer y deambular junto con el perro guía en todo tipo de espacios, locales, establecimientos y transportes públicos o de uso público, al margen de su titularidad pública o privada, sin más limitaciones que las establecidas por las normas que lo regulan y en condiciones de igualdad con el resto de usuarios. Puedes encontrar más información sobre este derecho en nuestra sección Derecho de acceso.

A QUÉ OBLIGA

 El usuario de perro guía tiene, como contrapartida del derecho de acceso, obligaciones impuestas por las normas legales que lo regulan y otras que se derivan del contrato de usuario que firma con la FOPG para la cesión del perro. Aunque las concretas obligaciones legales que afectan a cada usuario dependen de la normativa de la Comunidad en la que resida, en nuestra sección Otras normas de interés podrás encontrar más información sobre las obligaciones más comunes que afectan al usuario de perro guía, incluidas las referidas a controles veterinarios.

ASOCIACIONES DE USUARIOS

En algunas Comunidades Autónomas los usuarios de perro guía se han asociado para la promoción y defensa de sus derechos. La FOPG mantiene una relación de colaboración con ellas y cuenta en su Patronato con un vocal que representa a las Asociaciones. En este enlace encontrarás información sobre las mismas y sus datos de contacto.

 

Compartir en: