Nuestros perros

el perro guía

Doce perros en curso de usuario permanecen en posición de quieto en el hall de la residencia de la FOPG

El perro guía es un perro adiestrado específicamente para ayudar a una persona ciega o con una deficiencia visual grave en sus desplazamientos, mejorando su autonomía y movilidad. Está entrenado para reconocer y evitar obstáculos, tanto estáticos como en movimiento, a nivel del suelo  o en altura. Marca a su usuario la llegada a bordillos, escaleras o desniveles del pavimento, busca puertas de acceso, asientos libres en transportes públicos y tiene iniciativa para encontrar la mejor alternativa de paso en situaciones comprometidas . Está capacitado también para desobedecer una orden del usuario cuando su ejecución implique un peligro para su integridad física, debido a una circunstancia que no haya advertido, como un vehículo que se aproxima en un cruce de calle, por ejemplo.

Los perros guía son adiestrados en centros especializados cuya solvencia y profesionalidad se garantiza por los estándares internacionales marcados por la International Guide Dog Federation (IGDF). La FOPG es el único centro de adiestramiento miembro de pleno derecho de IGDF en España.

En la actualidad el perro guía se incluye dentro del concepto genérico y más amplio de perro de asistencia, que engloba a todos aquellos que han sido adiestrados para auxiliar a una persona con discapacidad, apoyándola en aquellos ámbitos de su autonomía personal  en los que se ve limitada o facilitando la alerta ante una crisis, en el caso de determinadas enfermedades como epilepsia o diabetes. Los perros de asistencia no deben confundirse, sin embargo, con los perros de terapia, que son una modalidad de terapia asistida con animales.

Un Labrador contempla de cerca una tortuga en casa de sus educadores

CÓMO SON

Los perros guía deben ser, en primer lugar, animales muy bien sociabilizados, capaces de mostrar un comportamiento impecable en todo tipo de entornos sociales y situaciones de relación con otras personas y animales. Por tanto, cualquier signo de agresividad inhabilita a un perro para convertirse en perro guía. Además, el perro guía debe tener una gran voluntad de trabajo, capacidad de concentración en la tarea de guía y baja sensibilidad a ruidos que  puedan perturbarlo mientras lo realiza. Debe ser, en definitiva, un perro capaz de disfrutar guiando a su usuario

El adiestramiento que reciben tiende a minimizar los instintos naturales de caza, guarda y protección que todo perro presenta en mayor o menor medida. En este sentido, mientras que otras modalidades de adiestramiento utilizan y potencian uno o varios de esos instintos, la preparación de un perro guía es muy exigente porque se realiza en contra de los mismos.

Otra condición esencial del perro guía es la obediencia. Debe ser un perro que atienda y cumpla sin demora las órdenes de su usuario, ya que de ello depende su seguridad. Este aspecto se trabaja desde la misma fase de educación en familia y se refuerza diariamente en la fase de adiestramiento. Durante el curso que realiza el usuario en la FOPG buena parte de la formación se centra en enseñarle  a mantener la obediencia que el perro ya ha adquirido y a utilizarcorrectamente las órdenes que debe darle.

LAS RAZAS

Un Labrador, un Flat Coated y un Pastor alemán en la FOPG

La imagen del perro guía está indisociablemente unida a la raza Labrador Retriever. Y es cierto que, aunque esta raza es la mayoritariamente utilizada, por su carácter sociable y su versatilidad, también se usan otras razas puras o cruces de las mismas para su entrenamiento como perros guía. En la FOPG comparten alojamiento y aprendizaje perros de raza Labrador, Golden, Pastor alemán, Flat Coated Retriever y Caniche Gigante. Y, junto a ellos, otros que nacen del cruce de esas razas, como los de Labrador y Golden, los cruces de Flat Coated con las dos  razas anteriores o los nuevos Labradoodle, cruce de Labrador con Caniche Gigante, con un pelaje muy adecuado para personas alérgicas al pelo de perro.

Dos cachorros de Labrador de unos dos meses en las perreras de la Fundación

Dos cachorros de pastor alemán de pocos meses juegan en un pasillo de la FOPG

Obi, perro guía de raza Caniche Gigante

 

 

 

 

 

 

 SALUD

Los perros guía están sujetos a requisitos de salud e higiene más estrictos que los perros de compañía, debido a que entran con su usuario a todo tipo de espacios y establecimientos públicos o de uso público. Todo perro guía está vacunado de rabia anualmente, desparasitado interna y externamente y periódicamente (cada seis meses o un año, según la Comunidad Autónoma) se acredita mediante informe veterinario que no padece ninguna enfermedad transmisible al hombre (brucelosis, leishmaniosis y leptospirosis). Debido a estos exigentes controles, las reticencias a la entrada de perros guía en espacios de pública concurrencia por motivos sanitarios carecen de fundamento, ya que difícilmente puede encontrarse un animal más sano y controlado sanitariamente que un perro guía. Puedes encontrar más información sobre las condiciones sanitarias del perro guía en nuestra sección Otras normas de interésAbre ventana nueva.

Compartir en: